Información

Aspergilosis en su perro


¿Qué es Aspergillus?
Aspergillus es un hongo y los organismos se encuentran comúnmente en material vegetal en descomposición, pilas de hojas y pilas de abono. En los perros, Aspergillus es una infección por hongos que puede presentarse de manera diferente según la especie involucrada. Las posibles especies de Aspergillus son:

  • Aspergillus fumigatum (el tipo más común)
  • Aspergillus terreus
  • Aspergillus deflectus

Todos estos organismos son muy comunes en el medio ambiente y parecen causar enfermedades solo en individuos con algún deterioro existente en el sistema inmunológico.

¿Cuáles son los síntomas de la infección nasal por Aspergillus en perros?
La aspergilosis nasal infecta principalmente a perros de mediana edad de nariz larga (mesaticefálica) o de nariz mediana (dolicocefálica). Los perros con aspergilosis nasal generalmente se presentan con secreción nasal, sangrado de la fosa nasal, estornudos y, a veces, con despigmentación de la nariz. Estos signos también pueden ser indicativos de cuerpos extraños nasales, tumores nasales o enfermedades dentales. Es importante diferenciar estas posibles causas con su veterinario.

¿Cómo se puede diagnosticar la infección nasal por Aspergillus en perros?
Los procedimientos de diagnóstico comienzan con un historial. La edad y la raza son de particular importancia, ya que los tumores nasales suelen aparecer en perros mayores. Las radiografías, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas de los senos nasales y frontales ayudan a descartar tumores y abscesos dentales. También indican el grado de afectación y la posible extensión del proceso de la enfermedad al cráneo.

La mejor herramienta de diagnóstico disponible es la rinoscopia; el veterinario utilizará una herramienta llamada rinoscopio para inspeccionar la cavidad nasal. Ejecutar un cultivo (intentar hacer crecer un organismo sospechoso) no es de mucha utilidad porque Aspergullus en realidad puede ser un habitante normal de los senos nasales.

¿Cómo se puede tratar la infección nasal por Aspergillus en perros?
El tratamiento del Aspergillus nasal es difícil y el pronóstico con la infección es muy reservado. Desafortunadamente, los antifúngicos orales no son muy efectivos y la cirugía tiene poco valor. El tratamiento más exitoso suele ser la infusión de líquidos orales con fármacos antimicóticos tópicos. La placa ósea que separa la cavidad sinusal de la cavidad cerebral siempre debe evaluarse mediante TC antes de iniciar el tratamiento. De lo contrario, las drogas podrían dañar el cerebro al contactarlo directamente.

¿Puede el Aspergillus ser una infección muy extendida (no localizada en la nariz)?
La propagación de la aspergilosis es poco común, pero se informa con mayor frecuencia en los pastores alemanes. La inmunosupresión puede influir en la predisposición de un perro a este tipo de infecciones. Aspergillus puede afectar prácticamente a cualquier órgano del cuerpo. El diagnóstico de las cepas no nasales se realiza mediante un examen de fluidos corporales positivo, un cultivo y posiblemente mediante una biopsia de los órganos afectados.

El tratamiento de la aspergilosis de cuerpo completo incluye antifúngicos durante períodos prolongados y el pronóstico generalmente no es favorable.

Si bien la enfermedad de Aspergillus infecta tanto a humanos como a animales, no se puede transmitir de persona a persona o entre personas y animales. El Aspergillus es común y la exposición es difícil de evitar, pero normalmente no conducirá a una infección.

Si tiene alguna pregunta o inquietud, siempre debe visitar o llamar a su veterinario; son su mejor recurso para garantizar la salud y el bienestar de sus mascotas.


Cómo tratar 5 enfermedades fúngicas comunes en los perros

Las enfermedades fúngicas en los perros ocurren esporádicamente en todo Estados Unidos. Los hongos se propagan ampliamente por todo el medio ambiente y muchos tipos de hongos se propagan a través de esporas en el aire, que potencialmente pueden ingresar al cuerpo a través del tracto respiratorio o la piel. Los hongos pueden afectar la piel o las membranas mucosas o, en algunos casos, extenderse y afectar a múltiples órganos, incluidos los pulmones, el hígado y el cerebro. Si bien la higiene es importante en el manejo y manejo de perros con infecciones por hongos, el tratamiento implica el uso de medicamentos antimicóticos específicos. Muchas de estas enfermedades pueden controlarse eficazmente, pero a menudo es difícil curarlas.

La aspergilosis es una infección micótica oportunista causada por el aspergillus, una especie de moho común que se encuentra en todo el medio ambiente. Este hongo puede infectar a los perros generalmente después de que el sistema inmunológico se vea comprometido por el estrés, las enfermedades o las terapias con medicamentos. En la forma nasal local de esta enfermedad, la aspergilosis se transmite a través del contacto directo con el hongo a través de la nariz y los senos nasales de su perro. En la forma más diseminada de esta enfermedad que ocurre en otros órganos, no se sabe cómo ocurre la transmisión.

Los síntomas de la aspergilosis: Los síntomas de la aspergilosis nasal pueden incluir estornudos, dolor nasal, sangrado por la nariz, disminución del apetito, inflamación de la nariz y secreción nasal prolongada. La forma diseminada de esta enfermedad puede desarrollarse repentina o más gradualmente durante muchos meses, y puede incluir signos de dolor espinal o cojera, así como signos inespecíficos de enfermedad como fiebre, pérdida de peso, vómitos y pérdida del apetito.

Opciones de tratamiento: La clase de imitazol de fármacos antimicóticos se usa con mayor frecuencia en enfermedades fúngicas como ketoconazol, itraconazol y fluconazol. En la forma nasal de esta enfermedad, los antifúngicos se administran comúnmente directamente en la nariz. La forma diseminada es más difícil de tratar y rara vez se cura.

Esta enfermedad fúngica sistémica ocurre a lo largo de la costa este, en la región de los Grandes Lagos y los valles del río Mississippi. El hongo está asociado con desechos orgánicos en descomposición húmedos, a menudo contaminados por excrementos de aves. La enfermedad generalmente se adquiere cuando un perro inhala esporas infectadas.

Síntomas de blastomicosis: La mayoría de los casos de blastomicosis aguda afectan el sistema respiratorio y provocan signos de tos y, a menudo, neumonía. También se observa pérdida de peso y cojera. Casi la mitad de los casos involucran la piel y los ojos, donde se pueden producir nódulos en la piel que pueden drenar pus.

Opciones de tratamiento: Las opciones de tratamiento para la blastomicosis incluyen ketoconazol, itraconazol y fluconazol. El pronóstico suele ser bueno para la reducción de los síntomas, especialmente cuando el tratamiento se inicia temprano en el curso de la infección.

Esta enfermedad fúngica es causada por un hongo similar a la levadura Cryptococcus neoformans y se adquiere al inhalar esporas que se encuentran en el suelo contaminado por excrementos de aves. En los perros, el criptococo afecta el cerebro, los ojos, los ganglios linfáticos y la piel.

Síntomas de Cryptococcus: Aproximadamente la mitad de los perros con este hongo muestran signos respiratorios, que incluyen secreción nasal y, a veces, tos. Los signos de afectación del cerebro incluyen un paso tambaleante, la cabeza presionada contra la pared o una superficie dura, convulsiones, círculos, ceguera y demencia. La afectación ocular puede causar diversos grados de inflamación ocular, incluida la ceguera si la infección se extiende a las estructuras internas de los ojos. Es posible que se observen inflamación de los ganglios linfáticos de la garganta y el pecho. En la forma de infección cutánea menos común, el criptococo puede producir nódulos firmes, especialmente en el área de la cabeza, que pueden ulcerarse y drenar pus de diferentes colores.

Opciones de tratamiento: Los fármacos antimicóticos orales de la clase de imitazol son los más utilizados. Sin embargo, el pronóstico suele ser precario. Estos medicamentos son parcialmente efectivos cuando se inician al inicio de la enfermedad.

La enfermedad fúngica histoplasmosis se encuentra en el centro de los Estados Unidos en áreas que tienen suelos ricos en nitrógeno que permiten el crecimiento del hongo causante Histoplasma capsulatum. Las esporas se encuentran en el suelo contaminado por las heces de murciélagos, pollos y otras aves. Luego, los perros inhalan las esporas para causar síntomas clínicos de enfermedad. Los seres humanos también son susceptibles a este hongo, generalmente también al inhalar esporas de suelos contaminados.

Síntomas de la fiebre del valle del río Ohio: En la mayoría de los casos, la histoplasmosis causa pocos o mínimos signos clínicos, produciendo ocasionalmente una infección respiratoria leve. Existe una forma intestinal aguda de esta enfermedad que afecta al intestino delgado y al colon. Los principales signos son pérdida de peso y diarrea intensa. Se puede observar una forma sistémica donde hay fiebre, pérdida de peso, vómitos, atrofia muscular, tos y agrandamiento de las amígdalas y los ganglios linfáticos, así como la afectación de otros órganos del hígado, el bazo, la piel, los ojos y ocasionalmente el cerebro.

Opciones de tratamiento: En situaciones que no ponen en peligro la vida, los fármacos antimicóticos orales de la clase de imitazol, incluidos el ketoconazol, el itraconazol y el fluconazol, son particularmente eficaces. En perros con infecciones graves, el fármaco anfteracina B a menudo se agrega al régimen de tratamiento.

Esta es la enfermedad fúngica sistémica más grave y potencialmente mortal de los perros. Conocida como Fiebre del Valle, la infección por hongos coccidiomicosis se encuentra en partes secas y polvorientas del suroeste de los Estados Unidos (incluida California) y México. La infección se produce al inhalar esporas del medio ambiente.

Síntomas de la fiebre del valle: La mayoría de los casos de Fiebre del Valle muestran signos clínicos mínimos o nulos; sin embargo, existe una forma más grave que afecta los pulmones y produce una neumonía grave. Si la enfermedad se vuelve sistémica, puede afectar los huesos, el hígado, el bazo, los ganglios linfáticos, el cerebro y la piel de su perro. Los perros afectados suelen tener tos crónica, pérdida de peso, cojera y fiebre.

Opciones de tratamiento: El ketoconazol, el itraconazol y el fluconazol son a menudo los medicamentos que se usan; sin embargo, puede ser necesario un tratamiento prolongado para prevenir la recurrencia. Las recaídas son frecuentes.

Es posible que los resultados del tratamiento con ketoconazol y otros medicamentos antimicóticos no se vean durante 1 a 2 semanas y la duración del tratamiento puede durar hasta varios meses.


Cómo tratar la aspergilosis en perros

Última actualización: 29 de marzo de 2019 Referencias

Pippa Elliott, MRCVS es coautor (a) de este artículo. El Dr. Elliott, BVMS, MRCVS es un veterinario con más de 30 años de experiencia en cirugía veterinaria y práctica de animales de compañía. Se graduó de la Universidad de Glasgow en 1987 con una licenciatura en medicina y cirugía veterinaria. Ha trabajado en la misma clínica de animales en su ciudad natal durante más de 20 años.

Este artículo ha sido visto 48,960 veces.

Aspergillus es un hongo que vive en la vegetación en descomposición. Los perros que hurgan en el mantillo de hojas y la tierra húmeda pueden inhalar las esporas de hongos, y las esporas pueden incubarse e infectar las cámaras nasales de su perro, lo que resulta en aspergilosis clínica. Los síntomas de la infección incluyen una secreción nasal de color amarillo verdoso de una fosa nasal que no responde a los antibióticos, sensibilidad al tocar la cara o la nariz y hemorragias nasales. Si la infección no se trata, puede ocurrir una infección del sistema nervioso central. La aspergilosis necesita un tratamiento profesional por parte de su veterinario y puede ser difícil de curar. No se recomiendan los remedios caseros.


Síntomas de aspergilosis en perros

Los signos de aspergilosis incluyen:

  • Secreción nasal de color amarillo verdoso
  • Úlceras alrededor de las fosas nasales.
  • Dolor o malestar alrededor de la cara (especialmente en la cavidad nasal)
  • Estornudos
  • Letargo
  • Falta de pigmento o tejido en la superficie de la piel.
  • Sangrado alrededor de la nariz o las fosas nasales.

Se pueden presentar síntomas adicionales con la aspergilosis diseminada, aunque varían según el lugar donde se haya propagado la enfermedad. Estos incluyen signos inespecíficos como pérdida de peso y cojera.

Tipos

- la forma más común de la enfermedad y afecta las fosas nasales, provocando secreción de moco y otros signos de infección alrededor de la nariz.

  • Aspergilosis diseminada
    • que es más raro, puede ocurrir en varias áreas del cuerpo, incluidos los ganglios linfáticos, el estómago, los riñones y las vértebras.


    Las infecciones por hongos son una causa frecuente de enfermedad nasal en perros y gatos. La aspergilosis nasal canina es una enfermedad inflamatoria relativamente común de las fosas nasales.

    Las especies de Aspergillus son hongos filamentosos que son ubicuos en condiciones ambientales adecuadas y no suelen ser infecciosos. Sin embargo, algunas especies, a saber:

    • Aspergillus fumigatus
    • Aspergillus niger
    • Aspergillus nidulans
    • Aspergillus flavus

    puede invadir las cavidades nasales de animales con una función del sistema inmunológico deteriorada.


    Ver el vídeo: De mujer a mujer. Aspergilosis en perros (Junio 2021).